Consejos específicos para el cultivo de la

Utricularia gibba

 

 

 

 

 

 

 

 

La singularidad de esta planta carnívora, sobre las otras que presento y ofrezco en mi web, es que se trata de una planta acuática.

 

Vive en flotación en aguas transparentes creando una malla de hilos repletos de minúsculas trampas subacuáticas que se disparan a gran velocidad para capturar diminutas presas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez la malla adquiere suficiente consistencia y estabilidad emite tallos florales en abundancia, dando copiosas flores amarillas.

 

Es preciso que el agua esté tranquila, ya que en caso de aguas turbulentas la planta no podría establecerse de una forma ordenada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se puede cultivar en un sencillo recipiente de cristal o plástico, preferentemente transparente para facilitar el paso de la luz.

 

En el fondo del recipiente se coloca musgo sphagnum muerto que ayudará  mantener la acidez del agua e impedir la aparición de algas.

 

La aparición de algas que enturbien el agua daña a la U. gibba que gusta de aguas cristalinas y calmas.

 

Se recomienda una temperatura suave de exterior en verano y si los inviernos son frios mejor entrarla dentro de casa cerca de una ventana.

 

Caso de producirse heladas la planta desaparece, aunque suele reaparecer en verano al suavizarse la temperatura del agua.

 

 

 

En la tienda podéis adquirir el conjunto de recipiente con planta y substrato de fondo para iniciar este curioso cultivo,