SIEMBRA

 

 

 

El procedimiento para convertir tus semillas en saludables plantas

 

 

El ambiente de siembra es el mismo que el de cultivo, con algo menos de insolación. La substrato debe mantenerse empapado y semi-soleado.

 

Las semillas se depositan sobre el substrato bien esparcidas para evitar aglomeraciones cuando nazcan.

 

Aunque no hace falta, se pueden cubrir con una finísima (menos de 1mm.) capa de turba para incrementar la humedad.

 

Muy importante, evitemos los típicos chaparrones de verano sobre las semillas, las pueden barrer y se acabó la diversión.

 

La época ideal de siembra es en invierno. La semilla percibirá los rigores invernales que la estimularán a iniciar su actividad vegetativa cuando mejores las condiciones de luz y temperatura.

 

De hecho se puede sembrar en cualquier época. Caso de hacerlo en verano, las plantas nacerán en la misma temporada, pasando su primer invierno en una fase muy juvenil. No hay problema si nos aseguramos unas temperaturas mínimas invernales no excesivamente frías y una exposición soleada.